cabecera

Discurso do Presidente do Consello Social no acto de graduación dos alumnos da Facultade de Ciencias Empresariales e Turismo de Ourense

31 05 2013. Categorías: Discursos, Discursos 2013

ERNESTO PEDROSA SILVA

“Rector magnífico, dignísimas autoridades, decana de la Facultad, asistentes todos:

Buenas tardes:

Les aseguro que pocas veces me habré sentido más orgulloso que hoy. Comprendo pues, especialmente, a los padres y familiares aquí presentes, y les comprendo porque no olvidarán que sus hijos les entregan hoy uno de los momentos más importantes en sus vidas, en sus afectos y en sus expectativas.

Dijo en cierta ocasión un reconocido escritor que un hijo es una pregunta que le hacemos al destino. Pues aquí tienen hoy la primera respuesta importante. Ustedes han creado el espacio y la dimensión precisa para que este título adquiera el valor que tiene, y para lo que, seguro,  no repararon en esfuerzos y desvelos. Es legítima su alegría, se la han ganado, y sobre todo pienso en lo tranquilos que se habrán quedado al comprobar que sus hijos lo han conseguido, y que no era el bar su único objetivo -como quizá llegaron a sospechar alguna vez-.

Si por un momento piensan que uno de cada tres universitarios que estudian en Galicia (o sea, miles) no acabará  su carrera y habrá abandonado antes; si piensan que Ciencias Empresariales es una de las titulaciones con mejores perspectivas de empleo, según datos nacionales; si tienen en cuenta que esta Facultad ha dado sobradas muestras de su capacitación y su calidad, de lo que son buena prueba estos nuevos graduados…En fin, que si quieren llenarse de motivos para sentir que hoy es un día grande en sus vidas, no les faltarán razones

¿Y ellos?, ¿en qué estarán pensando un día como hoy?…Creo que solo tienen tres posibilidades: una, estar contentos; la más probable, claro. Dos estar muy contentos y algo tristes. Y tres -no la descarten- estar más tristes que contentos.

Aquí han pasado tantas horas -o más- que en sus casas durante estos últimos años.  Claro que aquí han vivido experiencias intensas, han forjado personalidad y han adquirido la mejor herencia que podrían tener: formación y conocimiento. Pero también lo han pasado bien -no crean ustedes que todo ha sido sacrificio-. Y de las satisfacciones que han tenido, resulta lógico imaginar que alguna tristeza les tiene que producir que esto se acabe.

Me siento orgulloso por verles aquí en estas circunstancias, satisfechos, por haber realizado con éxito el trabajo al que han dedicado sus últimos años, …ilusionados, por las expectativas que se abren en sus vidas…y  seguro que también ansiosos, por intuir  la  suerte profesional que les aguarda.

Vosotros habéis estudiado en una buena facultad, con excelentes profesores; habéis adquirido conocimientos, destrezas, aptitudes… y espero que también se os haya dejado tiempo para pensar y para la reflexión, para formar esa conciencia crítica necesaria sobre el  espacio en el que habitamos, sobre nuestra convivencia y sobre el mundo global que nos acoge.

Como presidente del Consello Social de la UVigo, y en contra de lo que pudiera indicar un acto de graduación, quiero dejar un testimonio primordial y útil ante el nuevo escenario que se abre a partir de ahora para los nuevos graduados: “no perdáis nunca de vista que el título que recibís hoy no es más que una certificación que acredita que habéis sido formados y estáis capacitados para seguir aprendiendo durante el resto de vuestras vidas”.

Hacedlo así porque los nuevos tiempos lo demandan. Tened en cuenta que los idiomas son importantes, que la movilidad cambiará los hábitos laborales y las corrientes de empleabilidad (este año habrá casi tres millones de universitarios estudiando fuera de su país), que el conocimiento no se detiene y que el mundo es cada vez más un cúmulo de avances veloces a los que conviene no darle nuncala espalda. Tanes así que más que de la sociedad de la información o del conocimiento, se habla de la sociedad del aprendizaje: la habilidad más competitiva del futuro.

La capacidad de aprender  (lo que se llama el saber) es también la competencia que más valoran las empresas. Los indicadores dicen que importa tanto, a la hora de acceder al mercado laboral, como los conocimientos teóricos y prácticos adquiridos.

Para la sociedad en la que vivimos, para el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad, actos como este debieran ser celebrados, aplaudidos y estimulados; porque aquí se está certificando la formación de ciudadanos razonables, con criterio, con principios, y preparados, que han de constituir un soporte fundamental  en el desarrollo, en la mejora y en la calidad del futuro que nos espera a todos.

Confío en que el recuerdo de esta Universidad se vaya agrandando en vosotros con el tiempo. Y confío en que seréis generosos con la sociedad de la que formáis parte, a la que seguro ayudareis a mejorar. Porque pasáis a ser especialmente importantes en el desarrollo del proyecto colectivo que nos es común. Y porque con vosotros la Universidad entra en el corazón de la sociedad. También eso avala la grandeza de este acto.

(……………………………………)

Bien…La Universidad ha cumplido. Actos como este nos permiten conocer sus propios ritos, su peculiar lenguaje, el modo en que esta institución adorna, arropa y desarrolla sus acontecimientos más solemnes, en cumplimiento del mandato que recibe de la sociedad, como guardadora del saber, investigadora y divulgadora del conocimiento científico y humano.

Todos habéis hecho bien vuestro trabajo. Sois nuestra mejor garantía de futuro, y con vuestro avance construimos los pilares de nuestras esperanzas colectivas. Ourense, en definitiva, gana. La Universidad y la Sociedad también. Debemos felicitarnos todos.

Enhorabuena. Muchas gracias, y mucha suerte.”