cabecera

Discurso de Ernesto Pedrosa na clausura do curso de comunicación na aula: comunicación para ensinar”

04 07 2012. Categorías: Discursos, Discursos 2012

ERNESTO PEDROSA SILVA

“Quiero aprovechar este encuentro para refrendar, como presidente del Consello Social, nuestra convicción en que el motivo que nos reúne hoy aquí es un camino imprescindible. Y podría resumirlo en que a menudo nos perdemos buscando caminos hacia la comunicación, cuando la comunicación misma es el camino.

Creo que entre los mayores valores a los que debe aspirar una universidad están el reconocimiento, el aprecio y la confianza de la sociedad que la sostiene. Porque ahí es donde se juegan sus resultados y sus recursos. Ahí está la base de todo lo demás. ¿Y cómo se consigue esa comprensión?, con visibilidad. Las universidades no alcanzarán sus objetivos hasta que consigan ser material informativo fluido y transparente, hasta que la sociedad las entienda, las integre, las quiera y las sienta útiles.

Es sabido que medios de comunicación y universidades tienen tanta voluntad de aprovecharse mutuamente como poca predisposición al entendimiento y a la renuncia. Tal y como hoy se relacionan podría compararse a una gran inundación, en la que lo que falta es precisamente agua…. potable.

Y aquí es donde entra en escena la investigación y la necesidad de mayor difusión científica. La investigación y la comunicación de los saberes que vamos acumulando es el mejor mensaje que puede transmitir hoy la universidad, el mejor medio para interesar y la propuesta más valiosa para que la sociedad la entienda y la valore.

El alejamiento intelectual de la población respecto a los avances de la ciencia es un problema cierto. Porque la ciencia puede cambiar nuestro destino colectivo. La información es indispensable, y la información científica es una pieza maestra para el desarrollo social, político y económico… Pero comunicar a la sociedad lo que hacen los investigadores no puede depender solo de la eficiencia de los gabinetes de prensa. Los propios investigadores deben superar la asignatura de hablarle a la sociedad de sus investigaciones de modo comprensible; y los medios de comunicación deben ser más sensibles a los asuntos universitarios y formar periodistas con mayor especialización y mejor dotados para la transcendencia de la nueva responsabilidad que deben asumir.

Los mensajes divulgativos de cultura científica, destinados al gran público y con el aval de autoridad que confiere el mundo universitario, constituyen un paso clave. Como lo es también que la sociedad valore el papel de los científicos como motor de progreso, de calidad de vida, de ejemplo de laboriosidad y de dedicación y también de ilusión por el trabajo honesto y bien hecho. Y quiero desarrollar esta última idea, por los investigadores no nos abren sólo nuevos horizontes, más progreso y mayor bienestar sino que nos permitirán recuperar valores esenciales para el devenir humano, que ustedes, con su labor y su método, han mantenido a salvo, y que ahora servirán de ejemplo.

Sostiene el profesor Angel Carracedo que “en un mundo tan mediático, en el que todo siempre son noticias de avances, y donde hay una carrera por la visibilidad, la importancia de un periodismo científico que filtre las noticias y transmita las que son verdaderamente importantes, es vital. De igual modo, la divulgación científica que permita a la gente saber lo que conocemos, y, aún más, lo que queda por descubrir, es la única manera de hacernos comprender el mundo que nos rodea, y poder juzgar críticamente los que nos dicen, lo que es igual a ser más libres”.

El Consello Social que presido ha iniciado estos cursos de comunicación para investigadores hace cinco años. Con  ustedes, y con el Campus del Mar, satisfacemos nuestras mejores expectativas, y recibimos el mayor estímulo….para seguir trabajando en esta dirección. Más seguros y más confiados en que sólo cuando cambiemos el foco informativo sobre la percepción social de las universidades, y consigamos que el saber sustituya en los periódicos a las habituales noticias de los conflictos y las sospechas, sólo entonces, habremos hecho nuestro trabajo.

Muchas gracias por explorar este camino, y espero que nos volvamos a encontrar pronto. Ya les he dicho que son ustedes nuestra mayor esperanza.”